Rosa Peñalver muestra su decidido empeño por conseguir una voz única sobre el agua

La presidenta de la Asamblea Regional de Murcia, Rosa Peñalver, mostrado este martes su "decidido empeño" de unir todas las voces en torno al agua. "No escatimaré esfuerzos en conseguir el consenso necesario en la Cámara para que Murcia tenga una voz única sobre el agua, porque sólo desde la unidad será posible el éxito", ha señalado.

La presidenta de la Asamblea Regional de Murcia, Rosa Peñalver, mostrado este martes su "decidido empeño" de unir todas las voces en torno al agua. "No escatimaré esfuerzos en conseguir el consenso necesario en la Cámara para que Murcia tenga una voz única sobre el agua, porque sólo desde la unidad será posible el éxito", ha señalado.

Con este compromiso público ha cerrado su intervención la presidenta de la Asamblea en la presentación del libro del periodista Manuel Buitrago 'El agua que nos une', a la que han asistido el presidente del Gobierno regional, Pedro Antonio Sánchez, y el secretario de Estado de Medio Ambiente del ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Pedro Saavedra, entre otras autoridades.

La presidenta de la Asamblea ha reconocido al inicio de su discurso que el agua no siempre ha sido elemento de unión. "Es evidente que es hoy cuando podemos decir 'el agua que nos une', cuando hemos llegado a ese punto, esencial y necesario, en que entendemos que la defensa del trasvase Tajo-Segura, que hemos de hacer con la cabeza y con el corazón, sólo es posible desde la unidad y desde un gran acuerdo nacional".

Peñalver ha elogiado la obra del trasvase Tajo-Segura, si bien ha matizado que el milagro económico que tal infraestructura trajo a las tierras del sureste, se ha debido en gran parte al esfuerzo de los murcianos por superar, desde los confines de la historia, la aridez propia de estas tierras y sacar el máximo partido a los caudales disponibles.

"En esta Región hemos sido artesanos del riego: el agricultor romano, el árabe, el cristiano medieval, el cristiano moderno construyó estacadas, presas, azudes, acequias se impuso deberes y derechos sobre el agua, exigió el trasvase y defendió su derecho al agua, así hasta el siglo XXI, en concreto hasta 2015", ha rememorado.

Por todo eso, ha argumentado que "no fue un milagro lo que se produjo en estas tierras cuando llegó el trasvase, sino la lógica consecuencia del esfuerzo de todo un pueblo a lo largo de su historia al que se le dotó de los medios para poder desarrollar todas sus potencialidades". "Ese fue el milagro del trasvase, llevar agua donde más, mejor y con más conocimiento podía ser utilizada, rentabilizada y valorada", ha resaltado.

primi sui motori con e-max